¿Qué es una incrustación dental?

Una incrustación dental es un tipo de restauración dental indirecta, lo que quiere decir que no se confeccionan directamente en la boca, como es el caso de las restauraciones convencionales, en su mayoría de resinas y amalgamas, sino que se realizan fuera de la boca, en el laboratorio dental, para luego ser cementadas en el diente.

¿Qué es la incrustación dental?

Las incrustaciones dentales también se denominan restauraciones intracoronarias porque se ubican dentro de los contornos de alguna cavidad en un diente a diferencia de las coronas u carillas que se cementan fuera de la superficie del diente.

De una forma simple, se podría decir que las incrustaciones son calzas que se confeccionan fuera de la boca, a través de un molde o impresión que toma el dentista y que luego se cementan en el diente.

¿Cuándo se necesita una incrustación dental?

Están indicadas cuando el diente está más destruido que lo que se consideraría restaurable con una calza directa, pero no tanto como para colocar una corona.  Es una restauración intermedia en cuanto a qué tan invasiva es para la estructura de los dientes.

Se utilizan, principalmente, para reparar los dientes posteriores que han sufrido una caries leve o moderada y también para cubrir grietas o fracturas menos importantes.

Historia de las incrustaciones dentales

Históricamente, las incrustaciones dentales, se utilizaron con mucha frecuencia en el pasado, cuando se realizaban principalmente en oro. Se trata de las famosamente llamadas “calzas de oro” que eran la alternativa frente a las restauraciones de amalgama, más complejas y que tendían a fracturarse.

En la actualidad las restauraciones de oro se utilizan cada vez menos por el incremento en el costo del metal y por razones estéticas. También se han desarrollado diferentes materiales y técnicas que han favorecido mucho el comportamiento clínico de este tipo de restauraciones. Los materiales cerámicos y poliméricos permiten ser adheridos químicamente a la cavidad del diente, a diferencia de los metales del pasado que sólo podían ser cementados. Esta característica, y el hecho de que presentan una altísima estética han hecho que sean cada vez más utilizados en forma exitosa, teniendo una gran durabilidad y protegiendo al diente de las diferentes fuerzas y condiciones adversas de la boca.

Clínica Everest reitera la necesidad de visitar al dentista, al menos, 2 veces al año para mantener la salud bucodental bajo control y prevenir así la necesidad de una incrustación dental.

¿Qué es una incrustación dental?

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados