Los problemas dentales frecuentes en el embarazo

El embarazo trae consigo muchos cambios en la mujer, partiendo por un tema hormonal que desencadena en ciertos cambios a nivel corporal que comprometen zonas como la piel, el pelo e incluso la dentadura. Así es, pues durante el embarazo la progesterona y el estrógeno (hormonas femeninas) aumentan y eso a su vez provoca que haya un mayor flujo de sangre hacia las encías, volviéndolas más sensibles. Si piensas tener hijos pronto o estás en pleno período de gestación, acá te contamos cuáles son los problemas dentales más frecuentes en el embarazo.

Te puede interesar: qué es el tratamiento periodontal.

¿Cómo afecta el embarazo a nuestra salud oral?

Como mencionábamos más arriba, la inflamación de las encías en el embarazo es un problema frecuente pues durante esos 9 meses las mujeres son más sensibles a la presencia de placa bacteriana y por ende aparece sangrado de encías e hinchazón de las mismas.

Médicamente, a las encías inflamadas se les conoce como Gingivitis, que en estricto rigor es la etapa inicial de la enfermedad de las encías y por ende la más fácil de tratar. Su nombre se debe a que la placa bacteriana libera toxinas que irritan el tejido gingival. Pero ¿Cómo saber si se sufre de gingivitis en el embarazo?

Los síntomas de la gingivitis son claros: encías rojas, hinchadas y sensibles, que suelen sangrar durante el cepillado. También otro síntoma puede ser que las encías se han retirado o retrocedido de los dientes, dando la sensación de apariencia alargada de los mismos. La gingivitis puede provocar que se formen bolsas entre dientes y encías justo donde se va acumulando los restos de comida y placa bacteriana. Incluso, es común que algunas personas experimenten mal aliento o mal gusto, aún cuando la enfermedad no esté en su etapa más avanzada.

Te puede interesar: en qué consiste la Odontología Estética.

¿Cómo puedo prevenir la gingivitis?

La prevención o tratamiento de la gingivitis para evitar que avance a otra etapa tiene que ver principalmente con una correcta y constante higiene oral.

Esto significa un cepillado correcto – al menos tres veces al día, después de cada comida y por al menos dos minutos cada uno, utilizando un cepillo máximo por tres meses, luego cambiarlo – uso de hilo dental o de cepillos interdentales para remover los restos de comida de lugares en donde el cepillo tradicional no puede llegar y uso de enjuague bucal (no es necesario usar un enjuague bucal para embarazadas, con aplicar uno sin alcohol y contra la gingivitis está bien y no hay riesgos).

También es importante evitar en lo posible el consumo de cigarrillo y alimentos con exceso de azúcar y por último, es fundamental programar controles regulares al dentista, tanto para chequeo como para limpieza. Ojo que si no tratas la gingivitis podrías avanzar produciéndose una enfermedad periodontal que si no se trata a tiempo avanza hasta perder hueso y soltándose los dientes

¿Puedo ir al dentista si estoy embarazada?

Claro que sí. La etapa de gestación no es un impedimento para chequearse y mantener una correcta salud oral. El odontólogo es un profesional de la salud y como tal tiene conocimiento sobre qué puede y no aplicar o realizar en cada trimestre del embarazo.

Si estás en período de gestación y necesitas una visita al dentista segura y que te ayude a prevenir el desarrollo de una gingivitis en el embarazo, puedes agendar hora en cualquiera de nuestras sucursales de Clínica Everest haciendo click AQUÍ.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes