La Eficacia de la Infiltración Temporo-Mandibular

En Clínica Dental Everest, estamos comprometidos con la innovación y la eficacia en nuestros tratamientos. Por ello, queremos presentarte una solución efectiva para el dolor mandibular: la infiltración temporo-mandibular.

Doctor explica utilizando una calavera de plástico dónde se ubica la articulación temporo-mandibular

En Clínica Dental Everest, estamos comprometidos con la innovación y la eficacia en nuestros tratamientos. Por ello, queremos presentarte otra de nuestros tratamientos efectivos para el dolor mandibular: la infiltración temporo-mandibular. Esta técnica avanzada ha demostrado ser una herramienta poderosa para aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida de quienes padecen trastornos en la articulación temporo-mandibular (ATM).

¿Qué es la infiltración temporo-mandibular?

Es un procedimiento que consiste en la inyección de medicamentos directamente en la articulación temporo-mandibular, la que une el maxilar con la mandíbula. Esta articulación, situada entre la mandíbula y el cráneo, es fundamental para funciones cotidianas como masticar, hablar y bostezar. Sin embargo, debido a factores como el estrés, malos hábitos posturales o traumatismos, puede sufrir alteraciones que generan dolor e incomodidad.

¿Por qué realizar una infiltración temporo-mandibular?

El principal motivo para recurrir una infiltración temporo-mandibular es el alivio del dolor y la reducción de la inflamación en la zona afectada. Este tratamiento es especialmente útil para pacientes que no han obtenido resultados satisfactorios con otros métodos conservadores, como la fisioterapia o los antiinflamatorios orales.

¿Cuándo es necesario realizar este procedimiento?

La infiltración temporo-mandibular se recomienda en los siguientes casos:

  • Dolor crónico: Pacientes con dolor persistente en la articulación temporo-mandibular que no mejora con los tratamientos convencionales.
  • Inflamación severa: Situaciones donde la inflamación impide el movimiento adecuado de la mandíbula.
  • Trastornos funcionales: Dificultades significativas para abrir o cerrar la boca debido al dolor o la rigidez articular.
  • Prevención de complicaciones: Evitar la progresión de trastornos articulares que pueden llevar a problemas más graves.

¿Es dolorosa?

Una de las preocupaciones más comunes es si el procedimiento es doloroso. La infiltración temporo-mandibular se lleva a cabo con técnicas mínimamente invasivas y anestesia local. Esto garantiza que el paciente experimente la menor molestia posible durante el procedimiento. La sensación de dolor puede variar según la sensibilidad individual, pero en general, es bien tolerada por la mayoría de los pacientes.

Resultados obtenidos con la infiltración temporomandibular

Los resultados de la infiltración temporo-mandibular son generalmente muy positivos. La mayoría de los pacientes experimentan un alivio significativo del dolor y una mejora en la movilidad de la mandíbula poco tiempo después de la aplicación. Además, la reducción de la inflamación contribuye a una mayor funcionalidad de la articulación, permitiendo retomar actividades diarias sin molestias.

¿Cuántas sesiones se deben hacer?

La cantidad de sesiones necesarias de infiltración temporo-mandibular varía según la gravedad del trastorno y la respuesta del paciente al tratamiento. En general, se puede comenzar con una sesión y evaluar los resultados a lo largo de las semanas siguientes. En casos más severos, podrían ser necesarias múltiples sesiones espaciadas en intervalos determinados por el especialista. Es fundamental seguir las recomendaciones de nuestro odontólogo para obtener los mejores resultados.

Cuidados post-infiltración temporo-mandibular

Después de la infiltración temporo-mandibular, es crucial seguir una serie de cuidados para maximizar la eficacia del tratamiento y evitar posibles complicaciones:

  • Reposo relativo: Evitar actividades que puedan estresar la articulación durante las primeras 24 horas.
  • Aplicación de frío: Utilice compresas frías para reducir la inflamación y aliviar cualquier molestia residual.
  • Medicamentos: Seguir las indicaciones de nuestro especialista respecto a la toma de antiinflamatorios o analgésicos adicionales.
  • Seguimiento médico: Asistir a todas las citas de control para evaluar la evolución y determinar si se requieren sesiones adicionales.
  • Ejercicios específicos: Realizar ejercicios de fisioterapia recomendadas para mejorar la movilidad y fortalecer los músculos de la mandíbula.

La infiltración temporo-mandibular es una solución eficaz y segura, siendo bien diagnosticado y bien recomendado, para el dolor temporomandibular. Este procedimiento se realiza con los más altos estándares de calidad y profesionalismo en nuestras clínicas, asegurando a los pacientes un tratamiento efectivo.

Para más información o para agendar una cita, no dude en contactarnos. Estamos aquí para ayudarte a sonreír sin dolor.

 

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes