Everest piensa en grande, piensa en ti.

El bruxismo: causas y tratamiento

Mujer que padece bruxismo acostada en su cama se toca la mandíbula con sus manos con gesto de dolor.

Cuando se trata de nuestra salud bucal, es importante estar al tanto de diferentes condiciones que pueden afectarnos. Una de ellas es el bruxismo, un trastorno que afecta a muchas personas sin que siquiera lo sepan. En este artículo, exploraremos sus causas y consecuencias, así como los tratamientos disponibles para abordar esta condición.

¿Qué es el Bruxismo?

Es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes de forma consciente o inconsciente. Este trastorno puede ocurrir tanto durante el día como en la noche mientras dormimos. A menudo, el bruxismo nocturno pasa desapercibido, pero sus efectos pueden ser perjudiciales para nuestra salud bucal.

Causas del Bruxismo:

El bruxismo es un trastorno que puede ser causado por una combinación de factores físicos, psicológicos y ambientales. Algunos de los factores que influyen son:

  1. Estrés y ansiedad: El estrés emocional y la ansiedad son considerados factores desencadenantes importantes del bruxismo. Cuando nos encontramos bajo situaciones estresantes, nuestro cuerpo tiende a liberar hormonas como el cortisol, que pueden desencadenar la respuesta involuntaria de apretar los dientes, como una forma de liberar la tensión acumulada.
  2. Maloclusión dental: Una mordida incorrecta o maloclusión dental ocurre cuando los dientes superiores e inferiores no encajan correctamente. Esto puede deberse a problemas de alineación dental, como dientes torcidos o una mandíbula mal posicionada. La maloclusión puede provocar el desarrollo de esta condición como una respuesta compensatoria del sistema masticatorio para tratar de lograr una alineación más adecuada.
  3. Hábitos de vida y estilo: Algunos hábitos de vida y comportamientos como masticar chicle de forma excesiva, morderse las uñas o lápices, chuparse el pulgar, fumar o consumir alcohol en exceso pueden aumentar la probabilidad de desarrollar bruxismo.
  4. Factores genéticos: Existe evidencia de que el bruxismo puede tener un componente genético. Si alguien en tu familia lo padece, es posible que tengas una mayor predisposición a desarrollar este trastorno.
  5. Medicamentos y sustancias: Algunos medicamentos psicotrópicos, como los antidepresivos o los medicamentos para el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), son asociados con el bruxismo. Además, el consumo excesivo de cafeína, tabaco y alcohol puede aumentar la probabilidad de apretar los dientes.

Es importante tener en cuenta que estas son solo algunas de las posibles causas . Cada persona puede tener una combinación única de factores que contribuyen al desarrollo de esta condición. Lo más recomendable es acudir a un dentista para obtener un diagnóstico preciso y determinar las causas específicas en tu caso.

Abordar las causas subyacentes  es fundamental para un tratamiento efectivo. Al comprender las razones detrás de esta condición, se pueden implementar medidas adecuadas para reducir los síntomas y proteger la salud bucal a largo plazo.

Consecuencias del Bruxismo

Está comprobado que el bruxismo tiene consecuencias negativas en nuestra salud bucal. Apretar o rechinar  los dientes causa un desgaste dental y pérdida del esmalte, favoreciendo el riesgo de caries y sensibilidad dental. Además, el bruxismo crónico puede causar dolores de cabeza, mandíbula y cuello, así como la disfunción de la articulación temporomandibular (ATM).

Tratamientos para el Bruxismo

Primer plano con la boca de una mujer que se está poniendo una férula para el bruxismo

Afortunadamente, existen varios tratamientos disponibles para tratar el bruxismo y minimizar sus efectos en nuestra salud bucal. Aquí te presento algunos de los más comunes:

Férulas de descarga

Las férulas de descarga son dispositivos personalizados que se ajustan a tus dientes y se usan durante la noche. Estas férulas ayudan a protegerlos del desgaste  y también ayudan a aliviar los dolores asociados.

Terapia de relajación

Dado que el estrés y la ansiedad son desencadenantes comunes del bruxismo, aprender técnicas de relajación es muy beneficioso. La meditación, el yoga y la respiración profunda te ayudarán a reducir el estrés y controlar el bruxismo.

Modificación de hábitos

En algunos casos, el bruxismo puede ser resultado de malos hábitos, como morderse las uñas o masticar objetos no alimenticios. Identificar y modificar estos hábitos te ayudarán a reducir la frecuencia y gravedad de esta conducta.

Tratamiento dental

En casos más graves, es necesario recurrir a tratamientos dentales específicos para corregir los efectos del bruxismo. El dentista puede indicar coronas dentales, ortodoncia u otras opciones para ayudar a disminuir o terminar con este trastorno.

En Clínica Dental Everest contamos con una vasta experiencia en este problema dental, agenda una hora con nosotros y te ayudamos. Pincha aquí.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes