Hipoplasia dental

El esmalte dental es una capa protectora, de 2 o 3 milímetros que cubre la superficie de los dientes y muelas. Su función es proteger y dar la resistencia adecuada a los dientes para cumplir con la función de la masticación.

El esmalte está compuesto por la hidroxiapatita, mineral que le proporciona una dureza extraordinaria y lo convierte en el tejido más duro de nuestro organismo.

Pero el esmalte puede presentar algunas enfermedades, entre la que destaca la hipoplasia dental, que se caracteriza por manchas blancas o marrones en los dientes.

¿Qué es la Hipoplasia dental?

La hipoplasia dental es una lesión que se produce en el esmalte del diente durante su desarrollo, y más precisamente en la formación del esmalte.

De acuerdo con la gravedad de la enfermedad, las señales pueden ser prácticamente inapreciables o muy visibles, otorgando al diente un aspecto dañado y deteriorado.

¿Cuáles son los síntomas o signos de la hipoplasia dental?

Las alteraciones en el diente que se producen por la hipoplasia dental son muy características:

–       Surcos y fisuras en los dientes.

–       Manchas blancas o marrones.

–       Deterioro de las piezas con desgastes evidentes en los casos más severos.

¿Por qué se produce la hipoplasia dental?

Es difícil determinar las causas de la hipoplasia, ya que se produjo durante la creación de la estructura del diente.

Se considera que alguna circunstancia ocurrida en la niñez, como infecciones, déficit en la nutrición o alguna enfermedad podrían ser responsables de esta alteración en los dientes.

¿Cuáles son las consecuencias de la hipoplasia dental?

Las consecuencias de la hipoplasia dental son que los dientes quedan más débiles, por lo tanto, más propensos a sufrir caries y fracturas

También están más expuestos a enfermedades gingivales, ya que acumulan placa bacteriana con más facilidad.

Este tejido (esmalte dental) no se puede regenerar, por eso es importante que se cuide para evitar su desgaste y debilitamiento.

¿Cómo se cura la hipoplasia dental?

La hipoplasia dental no tiene cura, ya que el esmalte no se puede regenerar. Sin embargo, actualmente existen muchos tratamientos que te permitirán mejorar tanto el aspecto estético, como prevenir los problemas que conlleva esta enfermedad.

Tratamientos para la hipoplasia dental

Sellado: en los casos más leves o en niños, lo mejor son tratamientos poco invasivos, como el uso de pastas remineralizantes o sellado para tapar esas pequeñas fisuras y así evitar posibles fracturas o sensibilidad dentaria.

Blanqueamiento. En casos de manchas blancas se recurre a los blanqueamientos dentales que pueden ser externos o internos en función del tamaño y localización de la mancha. La idea es que los dientes queden de color uniforme.

Carillas o coronas. En los casos más avanzados se pueden colocar carillas o coronas que recubran por completo la superficie del diente.

Para encontrar el tratamiento más adecuado para tu caso, te invitamos a visitarnos a Clínicas Odontológicas Everest. Un profesional te evaluará y te dirá cual es la mejor alternativa para ti y tus dientes.  

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados

Para dudas o reserva de hora llena el formulario