Everest piensa en grande, piensa en ti.

Tipos de mordida

Los tipos de mordida se refieren al encaje de los dientes superiores con los inferiores cuando cerramos la boca. Cuando el cierre no es el correcto, estamos hablando de una maloclusión dental. Siempre debemos procurar tener la mordida perfecta porque cuando no sucede, nos enfrentamos a problemas estéticos, dolores de cabeza y otros problemas de salud oral.

Para corregir una maloclusión es necesario recurrir a un tratamiento de ortodoncia, ojalá en la infancia o adolescencia, cuando el problema es más fácil de enmendar. Aunque actualmente son muchos los adultos que recurren a los Brackets, porque comprenden la importancia para la salud bucodental de una buena mordida.

Tipos de mordida

Mordida cruzada

Esta mordida se caracteriza porque los dientes superiores están por detrás de los inferiores al cerrar la boca. El principal síntoma de la mordida cruzada es el de tener el paladar estrecho y muy profundo.

Hay distintas clases de mordida cruzada : cuando solo afecta a los incisivos y caninos (mordida cruzada anterior); cuando los problemas de maloclusión afectan a las muelas (mordida cruzada posterior); cuando solo se da a un lado de la boca (unilateral), y finalmente cuando se da en ambos lados (bilateral)

Mordida abierta

En este caso, los dientes superiores y los inferiores no logran unirse al cerrar la boca. Puede causar dolor y dificultad para masticar y es consecuencia de la genética o bien de malos hábitos, como el uso prolongado de chupete o chuparse el dedo.

También se dividen en subclases: abierta anterior (los dientes que no chocan son los de la parte de delante); abierta posterior (los dientes que no chocan son los molares), y abierta lateral (falta de presión entre los dientes superiores e inferiores en el lado de la boca).

La mordida abierta en niños puede comenzar a observarse antes de que salgan los dientes definitivos, pero no lo normal es que sea más notable a partir de los 8 años.

Sobremordida o mordida profunda

Es un problema de oclusión que presentan los pacientes cuyos dientes del maxilar superior sobrepasan en la mordida más de la mitad en altura de los dientes inferiores. En los pacientes con sobremordida, los dientes anteriores (frontales) del maxilar pueden llegar incluso a tapar por completo a los de la mandíbula.

Tiene dos causas. Por un lado, congénito, por la forma en la que ha crecido el hueso, o adquirida, por factores como una mala posición de la lengua.

Prognatismo

El prognatismo o mordida clase III, se caracteriza cuando la mandíbula sobrepasa el maxilar superior, ocasionando principalmente problemas en la masticación. En términos populares se llama a las personas que la padecen “papiches”.

Retrognatismo

La maloclusión tipo II, es lo opuesto al prognatismo y ocurre cuando la mandíbula superior es más grande que la inferior. Como consecuencia, este tipo de maloclusión no enfatiza el mentón del paciente, como en el prognatismo, sino que hace que la nariz sea más prominente.

Tratamiento

Para corregir estas maloclusiones se necesitan aparatos de ortodoncia fijos o removibles. En adultos es más difícil de corregir y a veces es necesaria la cirugía. Consulta en nuestra clínica para que un ortodoncista evalúe tu condición y te de el tratamiento adecuado.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes