Alimentos cariogénicos

Los alimentos cariogénicos son aquellos que producen o promueven el desarrollo de caries. Se caracterizan por tener un alto contenido de carbohidratos fermentables, una consistencia pegajosa y alto grado de descomposición de azúcares en la boca por la enzima amilasa de la saliva, que las bacterias orales pueden fermentar, aún más, en ácidos orgánicos. Todo lo anterior, reduce el ph en la boca, lo que provoca que el esmalte dental comience a desmineralizarse.

La dieta cariogénica

Alimentos azucarados y almidonados como pan, arroz, pastas, galletas, pasteles, cereales endulzados y dulces duros y masticables; alimentos pegajosos como frutas secas y bebidas azucaradas son parte de los denominados alimentos y bebidas cariogénicas. No es la cantidad total de azúcares y almidones consumidos lo que contribuye a la formación de caries, sino la frecuencia del consumo de carbohidratos fermentables, cuánto tiempo dura la comida en la boca y si se adhiere a los dientes.

El consumo frecuente de carbohidratos fermentables, especialmente, entre comidas, representa un mayor riesgo para la salud bucodental que la cantidad total de carbohidratos fermentables consumidos.

Alimentos poco cariogénicos

Son aquellos que contienen carbohidratos sin refinar, sin azúcar adicional. Ya que tienen un mayor contenido de fibra pueden ayudar a eliminar la placa, pero aún tienen el potencial de causar caries si no hay un correcto hábito de cepillado. Entre estos alimentos se encuentran el pan blanco, el pan integral, las tortillas, la pasta integral, los vegetales con almidón cocidos como maíz, papas, zanahorias y frutas ácidas.

También existen los alimentos carioestáticos que no son una fuente de alimento para las bacterias como las carnes rojas, de cerdo, pescado, pollo, huevos, vegetales crudos ricos en fibra como apio, brócoli, lechuga, espinacas, pepino y repollo, nueces y edulcorantes artificiales no ácidos.

Los alimentos anticariogénicos

Son aquellos que definitivamente no contribuyen a la formación de ácido en la cavidad oral. Además, si se consumen primero ayudan a amortiguar los efectos de comer alimentos cariogénicos. Los principales alimentos y bebidas anti-cariogénicos son la leche y el queso.

Clínica Everest invita a optar por una dieta menos cariógena y visitar al dentista al menos 2 veces al año para tener las caries bajo control.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados

Para dudas o reserva de hora llena el formulario