Beneficios de las carillas dentales

Las carillas dentales son un tratamiento de corrección estética que permite mejorar algunos defectos de forma y color de los dientes, mejorando visiblemente la apariencia de la sonrisa. Consiste en pegar en la parte visible de los dientes unas láminas de porcelana o composite echas a medida.

Es uno de los recursos estéticos más utilizados por los odontólogos para corregir el color, la forma o el tamaño de los dientes, incluso permite solucionar el espacio interdental.

Tipos de carillas dentales

Las carillas dentales son de dos tipos según el material del cual están hechas:

–       Carillas dentales de composite: Estas carillas se elaboran de manera directa sobre los dientes aplicando una resina llamada composite. Este material es similar al que se utiliza en el tratamiento de los empastes. Este tipo de carillas dentales es más rápida, sencilla de colocar y menos invasiva. Sin embargo, está más expuestas a fracturas y pérdida del brillo y color con el paso del tiempo. Es necesario visitar al menos una vez al año a su dentista para mantenerlas.

–       Carillas dentales de porcelanas: Este tipo de mascarillas se elabora en un laboratorio, por lo que se necesita previamente que el dentista tome una impresión de sus dientes. Si bien el proceso es levemente más largo que las del tipo anterior, los resultados estéticos son visiblemente mejores. La porcelana es un material débil, pero cuando se pega firmemente al diente, puede volverse muy fuerte y durable, llegando a conservarse hasta por 20 años sin necesidad de mantención.

Ventajas de las carillas dentales

–       Sonrisa natural y bonita: al tratarse de una fina capa sobre la parte visible del diente proporciona un aspecto natural, pero más blanco y con brillo. Para las personas que producto del tabaco o el uso de antibióticos en la niñez tienen los dientes amarillentos o manchados, este tratamiento les permite mejorar notablemente la apariencia de su sonrisa.

–       Disimulan imperfecciones: las carillas dentales ocultan defectos como huecos interdentales, fisuras, desgaste del esmalte o pequeños traumatismos.

–       Poco invasivas: la colocación de carillas dentales no supone una agresión para el diente, ya que no es necesario rebajarlo, como en el caso de las coronas.

–       Buena tolerancia: Suelen ser bien toleradas en la mayoría de los pacientes, a diferencia de otro tipo de tratamientos estéticos.

–       Duraderas: en especial las carillas de porcelana que pueden mantenerse en óptimas condiciones por 15 a 20 años. Solo es necesario una buena higiene dental y seguir algunos consejos para su cuidado.

¿Necesitas carillas para tus dientes?

En Clínica Everest contamos con excelentes profesionales en estética dental que te asesorarán sobre cuál es el mejor tratamiento para tus necesidades. Ven y consulta en cualquiera de nuestras sucursales.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados

Para dudas o reserva de hora llena el formulario