Uso de frenillos y dolor

El tratamiento de ortodoncia más comúnmente usado para corregir problemas en la posición de los dientes o la mordida, son los frenillos. Su tiempo de uso es menor respecto de otros aparatos que no son fijos.

La cuestión estética también ha evolucionado de la mano de nuevas tecnologías y ahora no sólo existen los frenillos metálicos sino también los de zafiro transparentes, linguales, que se usan por la cara interna de los dientes y la ortodoncia invisible.

El uso de frenillos no provoca dolor

Hay muchos mitos en relación al uso de frenillos…Que no se puede masticar que cambia por completo la forma de comer, incluso que los alimentos sólo se deben  consumir molidos. Falso.

Los frenillos no producen dolor al colocarse, ni tampoco en durante los ajustes que irá realizando el dentista a lo largo del tratamiento. Sí es cierto que existe una sensación de presión sobre los dientes que se siente cuando recién se instalan los frenillos y cada vez que los ajusten, pero es apenas un malestar que desparece con los días.

Instalación de los frenillos

Cuando se colocan los frenillos por primera vez no se talla la superficie del diente ni se hace ningún tipo de perforación, solamente se cementan sobre la pieza dental, por lo que no hay razón por la que el paciente experimente dolor.

Durante las revisiones se cambian y ajustan y revisan las ligas o el arco de metal para reforzar la tensión y lograr así nuevos movimientos en los dientes.  Esto tampoco causa dolor, apenas una molestia o sensación de presión.

Recomendaciones

Tras la instalación de los frenillos y sus ajustes posteriores, el dentista recomendará:

·      No consumir alimentos duros.

·      Evitar mordidas fuertes durante 2 o 3 días.

·      No consumir alimentos o bebidas demasiado frías o calientes.

·      No angustiarse ante la presencia de lesiones como rozaduras en la cara interna de la boca que pueden aparecer los primeros días tras la instalación de los aparatos. Es normal y, generalmente, el dentista entregará al paciente una cera especial que evitará la irritación.

· Reforzar aún más los hábitos de limpieza para evitar que restos de alimentos que den el los aparatos.

Clínica Everest recuerda que antes de iniciar cualquier tratamiento, el dentista hará una serie de estudios y revisará la historia clínica de cada paciente y que es muy importante que se le indique cualquier sensación extraña o molestia  al ortodoncista.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados

Para dudas o reserva de hora llena el formulario