El cepillo de dientes correcto

v

Mantener una buena salud bucodental depende de múltiples factores, entre ellos, las visitas al dentista al menos 2 veces al año, la higiene dental diaria y, por supuesto, el uso de un cepillo de dientes adecuado a la anotomía y necesidades de cada persona, una elección mucho más importante de lo que parece para conseguir una mejor higiene y no dañar dientes ni encías.

Cerdas duras o blandas, cepillo manual o eléctrico, tamaño, precio, incluso, colores y envases intervienen en la elección del cepillo de dientes pero, lo más conveniente es consultar al dentista respecto de cuál será el más adecuado de acuerdo a cada caso porque, sin duda, el color del cepillo no tendrá ninguna injerencia en su real utilidad en beneficio de la higiene dental.

Clínica Everest recomienda que a la hora de optar por uno u otro cepillo o escobilla de dientes se considere:

·      Optar por un cepillo de dientes con cabezal pequeño porque éste permite acceder de manera más fácil a los rincones de la boca y dientes de difícil acceso.

·      Elegir un cepillo de dientes de cerdas blandas o medias. Generalmente se tiende a creer que las cerdas más duras limpian mejor, lo que no es correcto, puesto que pueden dañar tanto el esmalte como las encías.

·      Los cepillos de dientes tienen diferentes tipos de mangos. Los más comunes son los rectangulares y flexibles, aunque la oferta es mucho más variada. Sin embargo, el tipo de mango no tiene mayor injerencia en el resultado de la limpieza. En este caso, se deberá optar por aquél que resulte más cómodo en cada caso en particular.

·      Entre cepillos manuales y eléctricos, los dentistas recomiendan el cepillo eléctrico por sus ventajas comparativas frente a los manuales, principalmente, en lo que se refiere a los alcances que consiguen dentro de la boca y entre los dientes.

Es importante recordar que el cepillo de dientes tiene un periodo de “vida útil”, es decir, es necesario cambiarlo y los dentistas recomiendan que este cambio se realice cada 3 meses, así se asegura que las cerdas mantengan la resistencia y efectividad necesarias para conseguir una mejor higiene y mantener así la salud bucodental.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes

Artículos relacionados

Para dudas o reserva de hora llena el formulario