Diabetes y problemas de salud bucal

La diabetes es una enfermedad crónica que se produce porque el páncreas no sintetiza la cantidad de hormona insulina que el cuerpo necesita, provocando un exceso de glucosa o azúcar en la sangre y en la orina.

Una diabetes no tratada puede ocasionar múltiples enfermedades en los pacientes, por eso es importante detectarla a tiempo, aunque muchas veces los síntomas iniciales de esta enfermedad son apenas perceptibles.

Algunos de los síntomas que indican que se puede padecer diabetes son:

–       Pérdida abrupta de peso sin razón aparente.

–       Mucha sed y permanentes ganas de orinar.

–       Cansancio.

–       Visión borrosa

–       Infecciones, entre las que se incluyen enfermedades a las encías.

Hay que estar muy atentos a todos estos síntomas y si tienen dudas, debe acudir al médico para que le envíe a hacer exámenes que confirmen o descarten la presencia de diabetes.

¿Cómo afecta la diabetes la salud bucal?

Los pacientes con diabetes pueden presentar lo que se conoce como “síndrome de la boca seca”, y al faltar saliva para mantener la boca húmeda y bañar los dientes, el riesgo de caries y enfermedades de las encías es mucho mayor.

La diabetes también reduce la resistencia del cuerpo a las infecciones y hace más lento el proceso de curación. Por esta razón, las infecciones orales pueden agravarse con mayor frecuencia en personas con diabetes no controlada.

¿Por qué se les caen los dientes a los diabéticos?

Una diabetes mal controlada aumenta el exceso de azúcar circulante en sangre, lo que promueve la proliferación de bacterias en la boca donde se acumulan restos de alimentos. Al no haber una higiene dental adecuada, se producen infecciones de leves a graves. La inflamación de las encías (gingivitis) debilita el soporte óseo de los dientes, provocando que se caigan.

Algunos problemas que se presentan en la boca producto de la diabetes son los siguientes:

–       Enfermedad periodontal (de las encías).

–       Abscesos de encías.

–       Caries.

–       Infecciones fúngicas.

–       Alteraciones del gusto.

–       Boca seca y ardiente (niveles bajos de saliva).

¿Debo informar a mi dentista que tengo diabetes?

La respuesta es sí. Los pacientes con diabetes tienen necesidades especiales que el dentista debe tener en cuenta al comenzar cualquier tipo de tratamiento dental, en especial si se refiere a tratamientos quirúrgicos. Si la persona no tiene los niveles óptimos de glucosa en la sangre, es mejor posponer la extracción de un diente o muela, ya que la cicatrización es más lenta.

También los dentistas podrán asesorarte sobre una higiene oral adecuada a fin de disminuir las complicaciones en la boca producto de la diabetes.

¿Cómo puedo prevenir problemas dentales relacionados con la diabetes?

Lo primero que debe hacer un paciente con diabetes es mantener controlada la enfermedad para disminuir las probabilidades de desarrollar gingivitis y otros problemas dentales. Este cuidado es algo que debe hacer de por vida, incluyendo una buena higiene dental.

–       Cepillarse los dientes después de cada comida. Usar cepillo de cerdas suaves para evitar que se irriten las encías.

–       Usa hilo dental para remover la placa entre los dientes y debajo de la línea de la encía.

–       Visita con regularidad al dentista para hacerse limpiezas dentales, chequeos y aplicaciones tópicas de flúor.

–       Mírarse las encías para detectar signos tempranos de enfermedades de las encías.

–       No fumar, ya que aumenta el riesgo de que se presenten complicaciones serias de la diabetes, incluyendo la enfermedad de las encías y, en última instancia, la pérdida de los dientes.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes