¿Cuáles son los síntomas de la gingivitis?

 

La gingivitis es la fase temprana y leve de la enfermedad de las encías. Como no presenta muchas molestias ni dolor, el paciente muchas veces ignora que la tiene. Pero detectarla tempranamente es importante para impedir que pase a periodontitis, estado mucho más grave de la enfermedad de las encías. A continuación te contamos cuáles son los principales síntomas de la gingivitis para que puedas diagnosticarla a tiempo.

Síntomas de la gingivitis

1.- Sangrado de encías. Presta atención si dejas manchas de sangre al comer un alimento duro o al cepillarte los dientes. Las encías sanas no sangran, si lo hacen es porque estás frente a una posible gingivitis.

2.- Mal aliento. Hay múltiples causas para el mal aliento o halitosis, una de ellas es la gingivitis. Esto se debe a que las bacterias asociadas a la enfermedad de las encías también liberan un mal olor cuando las partículas de comida se descomponen en la boca. La halitosis es uno de los síntomas de la gingivitis.

3.- Encías inflamadas. Las encías sanas son de color rosado, cuando se inflaman adquieren una tonalidad rojiza.

4.- Encías retraídas. Si notas que tus dientes están más largos de lo habitual, es porque tienes las encías retraídas, uno de los síntomas de la enfermedad periodontal.

¿Qué debo hacer si presento esos síntomas?

Lo primero que debes hacer si tienes gingivitis es pedir hora con tu dentista de Clínica Everest quien te examinará para determinar la gravedad de la enfermedad de la encía. Si está en su etapa inicial, lo más probable es que te recomiende una profilaxis o higiene bucodental profesional.

Mientras tanto debes seguir una buena rutina de higiene dental en tu casa. Recuerda que no debes dejar de cepillarte los dientes, incluso si sangran las encías.

¿Por qué se produce la gingivitis?

La principal causa de la gingivitis es una mala higiene dental. Si el cepillado y el uso diario del hilo dental no eliminan la placa, ésta se convierte en un depósito duro denominado sarro que queda atrapado en la base del diente. La placa y el sarro irritan e inflaman las encías. Las bacterias y las toxinas que estas producen hacen que las encías se inflamen y se tornen sensibles.

¿Te gusto este artículo?
Regálanos un Me gusta y compártelo para que otros lo puedan leer también.

Categorías

Artículos destacados

Artículos recientes